lunes, 24 de abril de 2017

¡El problema de ser sentimental!



Quien desea ser fuerte, de ningún modo puede dejarse guiar por los sentimientos. Vivir por las emociones nos torna mujeres débiles, impulsivas y vulnerables.
Si quiere ser fuerte, usted precisa entender una cosa: Aprenda a no oír los sentimientos:
 - Cuando alguien pelea con usted
 - Cuando alguien hace algo para perjudicarle
 - Cuando alguien comete una injusticia contra usted
 - Cuando alguien le dice que usted no es capaz
 - Cuando alguien le trata mal o intenta inferiorizarla

La persona que siempre está en el estado "sentimiental", normalmente se siente dolida por cualquier cosa, toma siempre las cosas por el lado personal, explota por lo que sea, se entristece y habla precipitadamente. Como vemos, dejar que el corazón nos domine sólo nos trae cosas malas para nuestra vida.
Lo mismo sucede en relación a nuestra vida espiritual, intentarse comunicarse con Dios por medio de las emociones es el motivo por el cual muchas personas han tenido una vida infeliz.
Leyendo el libro del Obispo Macedo "Ayuno de Daniel" él enseña que cuando la persona anda por las emociones emanadas por el corazón nunca oirá la voz de Dios, pues Él no habla al corazón del ser humano y sí a su entendimiento.
Cuántas veces yo oré "Dios habla a mi corazón ". Observen que Dios no funciona con sentimientos y sí con la razón, o sea con la fe inteligente.
Si usted desea realmente ser una mujer fuerte, coloque su cabeza por encima de su corazón, no escuche a sus sentimientos pues ellos son traicioneros.


"Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias." Mateo 15:19

continue reading

sábado, 22 de abril de 2017

13 razones para NO hacer el Desafío de la Ballena Azul




Hola queridas, ¿Cómo están? Si ustedes están actualizadas con las noticias recientes consiguieron entender el título de este post, ¿verdad?

Entonces, me gustaría hoy enseñarles primero sobre de qué se trata todo eso y cómo vencer. Primero: ¿Qué 13 razones son esas? Bueno, hay una nueva serie de TV que está cautivando los jóvenes por su mensaje de “más comprensión y tolerancia y menos bullying”, pero que por detrás trae un mensaje subliminar totalmente errada de que con el suicidio podemos arreglar algunas cosas dejando un mensaje para atrás. También tenemos el Desafío de la Ballena Azul, que consiste en 50 desafíos obscuros en donde el último desafío y el vencedor es el que se suicida.

Gente, ¿Qué es eso? Los desafíos de la Ballena Azul son tan deprimentes que realmente, quien los hace exactamente como se les pide, al final, de verdad estarán deseando el suicidio. Y esa serie tan “inocente” tiene desencadenado una ola de suicidios entre los jóvenes, incluso psicólogos alertan a los jóvenes con problemas de depresión y etc a no ver esa serie porque pueden ser motivados a suicidarse. Ahora aquí viene mi pregunta: ¿Por qué estamos oyendo tanto esa palabrita suicidio? ¿Saben por que amigas? Porque una persona que comete el suicidio se condena al inferno. Mira lo que dice la Biblia en Apocalipsis 21:8: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” Así es, homicida, pues quien intenta en contra de su propia vida es también un homicida. Infelizmente el diablo ha encontrado una manera más rápida de llevar almas para el infierno L

Amigas, el diablo quiere almas. Él está usando de muchas armas, argumentos y cositas “inocentes” para sembrar su palabra inmunda en los jóvenes. Quizás usted me pregunte: “Pero Ju, que palabra inmunda es esa? Yo no doy oídos al diablo, jamás!” Bueno, toda palabra negativa, de duda, de tristeza, de baja autoestima y etc toda palabra que pone una persona para bajo, toda palabra de muerte, esas son las palabras del diablo. Y creo que nadie quiere obedecer al diablo, ¿no es así? Pero infelizmente es exactamente eso lo que ha pasado, las personas han dado más oídos al diablo que a Dios, cuando creen en esas palabras negativas y las dejan entrar en sus mentes y corazones. Ya notaron que las personas que se suicidan creen que nadie se importa con ellas, que los problemas no se solucionarán, que ya no tienen más solución; que lo que aconteció con ella es irremediable, que si ella morir nadie sentirá su falta y el mundo será mejor sin ella; que con su muerte otras personas dejarán de pasar por lo que ella ha pasado porque dejará el “ejemplo” con su muerte; que si se muere el dolor acabará… ¿Quién cree usted que llenó los pensamientos de esa persona con esas ideas? Esa es exactamente la estrategia del mal: bombardear la mente de las personas con esos tipos de pensamientos, que pueden incluso comenzar con una conversación boba, con una serie de TV, con una música, con una película… de ahí el diablo comienza a llenar la cabeza de la persona hasta el punto de ella creer en todo eso y dar cabo de su vida. ¿Y cómo vencer esos pensamientos? Les voy a dar un tip muy interesante que di a los jóvenes aquí esta semana: Toda vez que un pensamiento malo, una duda, un pensamiento negativo viniere a su cabeza, imagine en seguida una cosa muy fea, sucio, apestoso, con alas rotas, con una cara desfigurada, con tridente en la mano y diciéndote todas esas cosas negativas para usted, ¿qué usted haría si esa cosa fea viniera hablar con usted? Lo mínimo usted saldría corriendo pidiendo ayuda a Dios y diciendo: “Está amarrado en nombre de Jesús,” ¿cierto? Yo misma lo quemaría mucho hasta que saliera de cerca de mí y lo mandaría derechito para el infierno de regreso con toda mi fe y rabia de él. Y creo que usted JAMAS daría oídos a lo que él te dijera, ¿no es cierto? Entonces amiga, esos pensamientos negativos son el diablo hablando con usted, todo con un solo objetivo: hacerte una persona infinitamente triste a punto de acabar con su vida. No le de ese gusto al diablo mi querida, no lo escuche, yo estoy aquí desenmascarándolo para que usted tenga la oportunidad de tener una vida feliz con Jesús, ¿qué tal aprovechar esta oportunidad? Les aconsejo a no ver películas y escuchar músicas psicodélicas, deprimentes, y tampoco ver esa serie… no alimente los pensamientos negativos, y si su mente ya está llena de ellos, entonces pida a Dios ahora mismo que los arranque de adentro suyo. Llene sus pensamientos con las cosas de Dios. Lea los libros de la Iglesia, escuche canciones cristianas, lea más la Biblia, aprenda las canciones de la Iglesia y toda vez que el diablo intentar ponerte palabras negativas, quémelo y cante una canción al Señor Jesús. J

Sea cual sea el pensamiento malo, sea cual sea la duda, recuérdese: es la voz del diablo para destruirte, no de oídos a ella porque Jesús te dice: “Hija, yo te amo. Estoy siempre aquí para ti. Quiero hacerte feliz.” Que lindo, ¿verdad? Nuestro Dios es maravilloso… entonces, escuche la voz de nuestro Señor Jesús, participe más veces en la Iglesia y se entregue de verdad a nuestro Dios y vea como su vida será una bendición.

Un beso grande y que Jesús las bendiga mucho más.

Juliana Furucho

continue reading

viernes, 21 de abril de 2017

¿Cómo mantener el corazón limpio?



A todas nos gusta vivir en una casa limpia, vestir ropa limpia, tener nuestro cuerpo limpio y hasta mirar para la ciudad y que ella esté también limpia.
La basura y la suciedad incomodan demasiado, el ambiente queda feo, indeseable, con mal olor  y repugnante.
Para evitar ese escenario nosotras tomamos varios cuidados todos los días, limpiamos nuestra casa, lavamos nuestras ropas, tomamos un baño, no tiramos la basura en el piso de la ciudad, hacemos lo que está a nuestro alcance para mantener todo limpio y con rico olor.
Y para concluir, no permitimos que nadie ensucie lo que nosotras con tanto cuidado y esfuerzo dejamos brillante.
Estas son las reglas básicas de higiene, todos las conocen y todos deberían cumplirlas, cuando vemos a alguien que no hizo eso pensamos pronto: que sucia, o que puerquita, jajaj.
Pero ¿Qué hacer cuando es referido al interior? ¿Cómo mantener el corazón limpio en medio del caos en que vivimos?
Vemos y presenciamos tantas injusticias, convivimos con personas falsas, hay maldad por todos lados, la mentira y el engaño toman proporciones asustadoras, en fin, el mundo está sumergido en la maldad y nadie queda inmune.
Mientras tanto Dios desea que mantengamos nuestro corazón limpio, la maldad está ahí pero sólo entra dentro de aquellos que le dan permiso. Él dejó una promesa maravillosa para los que tienen el corazón limpio:

“Dichosos los de corazón limpio,  porque ellos verán a Dios.” Mateo 5:8

¿Ya imaginó ver a Dios? ¡Ah que día!
Lo que usted precisa saber amiga, ¡es que esa función de mantenerlo limpio es suya! Eso mismo, Dios no va a limpiar su corazón, usted tendrá que hacer eso. Pero ¿Cómo?
Rechazando el mal, negándose a alimentar los malos sentimientos, no permitiendo que la amargura, el odio  y la venganza tomen cuenta de todo su ser, ahuyentando la malicia, los malos ojos y todo lo que pueda contaminar la pureza de su corazón y consecuentemente su fe.
Así como usted en su casa tira la basura afuera todos los días para evitar el mal olor, animalitos indeseables y bacterias, lo mismo tiene que hacer en cuanto al corazón. Él debe estar limpio en todo momento, caso contrario la basura lo dejará maloliente y repulsivo delante de Dios ¿Como Él, un Ser puro, podría habitaren medio a la suciedad? Imposible
Usted no puede impedir la maldad que hay en el mundo, pero puede impedir que ella entre y habite dentro de usted.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”
 Proverbios 4.23

¿Ha pasado momentos difíciles y hasta injustos y ensució su corazón? ¿Está dispuesto a limpiarlo? Sea decidida y deje su comentario.
¿O ya pasó por eso pero lo superó? Comparta también en los comentarios.


continue reading

lunes, 17 de abril de 2017

¡Rivalidades!




Ellas existen por todos lados, en el seno familiar, en las relaciones conyugales y de amistad, en el medio laboral y hasta en la obra de Dios.
Ese tipo de sentimientos ya afloraban en la época de Jesús y hoy no es diferente.
El Señor Jesús había comenzado Su ministerio y estaba bautizando, muchas personas iban hacia Él arrepentidas de sus pecados para dar ese paso de fe.
Al ver eso, los discípulos de Juan el Bautista se entristecieron porque las personas ya no se iban a bautizar con Juan y sí con el Señor Jesús, y llevaron su queja hasta su maestro.

“Aquellos fueron a ver a Juan y le dijeron: ―Rabí, fíjate, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, y de quien tú diste testimonio, ahora está bautizando, y todos acuden a él.” Juan 3:26

Observamos  que esos discípulos se entristecieron con el suceso del ministerio del Señor Jesús, ¿Y no es eso lo que sucede en los días de hoy? ¿Cuántas personas y siervos del Señor quedan celosos al ver el éxito de sus compañeros de obra? Quedan tristes con la bendición de otros. Y además de permitir esos tipos de sentimientos, van arrastrando eso y contaminando a otras personas con comentarios venenosos y llenos de malicia.
Pero al escuchar tales palabras, Juan los reprendió diciendo que él no era nada, él apenas vino para preparar el camino para el Salvador y mucho se alegraba por eso.

“Ustedes me son testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él”. El que tiene a la novia es el novio. Pero el amigo del novio, que está a su lado y lo escucha, se llena de alegría cuando oye la voz del novio. Esa es la alegría que me inunda.” Juan 3:28-29

Vamos a prestar atención a dos cosas importantes, lo que hablamos y lo que oímos. Siempre que hablamos cosas carnales, mostramos lo que está adentro de nosotros y la posibilidad de contaminar a otros es muy grande.
Por otro lado debemos filtrar lo que oímos, cuando la persona está en la fe y escucha algo que se metió queriendo infiltrarse y crear división, rivalidad, celos, envidia, etc., ella reacciona como Juan. Pero si no está en la fe, al oír palabras negativas, puede dejarse llevar por ellas y dar lugar a los sentimientos o actitudes que desagradan a Dios.
No dé oídos ni alimente esos tipos de cosas, pues seguramente la destruirán.

Usted ya vivió una situación así? 







continue reading

jueves, 13 de abril de 2017

Ejemplo de siervo – Él era sumiso




“Jesús se alejó un poco de ellos, se arrodilló y oró a Dios: «¡Padre!, ¡papá!, si fuera posible, no me dejes sufrir. Para ti todo es posible. ¡Cómo deseo que me libres de este sufrimiento! Pero que no suceda lo que yo quiero, sino lo que quieras tú.»”  Marcos 14:35-36

El momento era angustiante, El Señor Jesús sería crucificado y el hecho de pensar que al recibir los pecados del mundo, el Padre tendría que alejarse de Él, le causaba  una gran agonía. Pero nuestro ejemplo de Siervo no vino a este mundo a hacer Su propia voluntad, en ningún momento Él hizo eso, pues vino con el propósito de cumplir la voluntad del Padre en favor de la humanidad. Y dígase de paso que las cosas no fueron fáciles para Él, por el contrario, él fue despreciado por muchos, humillado, tratado como un falso profeta y condenado a la muerte de cruz, determinada para los peores transgresores de la ley. El Señor Jesús pasó por todo eso sin reclamar, sin hacer berrinches, sin desistir y lo más importante, sin nunca desagradar a Dios. 

Pero muchos siervos no se han asemejado en nada a su Señor. Realizan la obra de Dios llenos de voluntades propias, siempre cuestionando las órdenes de Dios, queriendo hacer la propia voluntad. Realizan la obra no queriendo agradar al Señor de la Obra, sino mirando su propio ombligo. Reclama de las responsabilidades, del lugar para dónde será designado, de la dirección recibida, o sea, se olvida de que es siervo y que le debe sumisión al Señor y por eso contraría lo que Él le dice, haciendo lo contrario o pidiendo la interferencia de terceros a su favor.
El Señor Jesús venció, pues nunca se permitió hacer lo que Él quería, pero sí cumplir la misión recibida. Él siendo Dios se sujetó a vivir en este mundo podrido e injusto, para ejecutar el plan de salvación.
¿Usted ha hecho la Obra según su voluntad o la de Dios?

 “No bajé del cielo para hacer lo que yo quiera, sino para obedecer a Dios mi Padre, pues él fue quien me envió.” Juan 6:38



continue reading

jueves, 30 de marzo de 2017

Ejemplo de siervo- La Obra estaba por encima de Él


"Los que habían presenciado estos hechos le contaron a la gente lo que había sucedido con el endemoniado y con los cerdos. Entonces la gente comenzó a suplicarle a Jesús que se fuera de la región.  Mientras subía Jesús a la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le permitiera acompañarlo. Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: ―Vete a tu casa, a los de tu familia, y diles todo lo que el Señor ha hecho por ti y cómo te ha tenido compasión.  Así que el hombre se fue y se puso a proclamar en Decápolis lo mucho que Jesús había hecho por él. Y toda la gente se quedó asombrada."
Marcos 5:16‭-‬20 (Si desea leer toda la historia puede hacerlo en su Biblia desde el versículo 1 hasta el 20)

El Señor Jesús estaba de visita en una ciudad, cuando le llego allí de visita un endemoniado. El era conocido allí por todos dado a su estado deplorable, él vivía en el cementerio, se lastimaba con las piedras y muchas veces era llevado preso atado con cadenas ya que nadie podia calmarlo.
El Señor Jesús lo libró y cuándo él fue visto en perfecto juicio por las personas de la ciudad, ellas se asustaron muchisimo y no querian que Jesús permaneciera alli.
Así El fue impedido de continuar en la ciudad, las personas le tenían miedo por haber liberado al gadareno de los demonios.
Por otro lado, el gadareno estaba tan agradecido que queria seguir a Jesús, pero Él le pidio que permaneciera en la ciudad, para que a través de su transformación de vida otras personas fueran alcanzadas y  creyeran, y fue así que sucedió.
Vea que el Señor Jesús no pensó en sí mismo, ni en atender el deseo de aquel muchacho, sino que pensó en aquel pueblo que estaba en aquel lugar y podía ser salvo a través del testimonio del hombre liberado.
La pregunta es:
- ¿Será  que usted renunciaría a estar cerca de las personas que usted aprecia?
- ¿Cuántas veces usted renunció a algo por un bien mayor?
- ¿Será que usted ve la Obra de Dios con ojos espirituales o carnales?
- ¿Usted consigue entender los designios de Dios para su vida y para Su Obra?
- ¿Usted realiza la Obra de Dios pensando en sí misma o en el Reino de Dios?

De sus respuestas depende su futuro en la Obra de Dios. Todos los que realizan la Obra pensando en su propio ombligo un día no estarán más con nosotros,  pues la Obra no se trata de nuestra propia vida y eso en la práctica exige renuncia total de nuestras voluntades. Y renunciar duele, y no todos están dispuestos a sentir ese dolor.
Medite en sus intenciones respecto a la Obra de Dios, pues es como el propio nombre dice, la Obra es de Dios y no nuestra ¡piense en eso!


continue reading

martes, 28 de marzo de 2017

¡Cuando entregar en las manos de Dios es tan difícil!




La gran batalla humana: la lucha de la razón y la emoción ¿Qué hacer cuando la razón dice una cosa pero la emoción dice otra?
Usted está viviendo determinada situación, en su mente usted sabe qué debe hacer, pero por otro lado su corazón grita por otra cosa y usted queda dividida.
Usted ya había decidido entregar en las manos de Dios, no ser precipitada, impulsiva, pero acabó por dar oídos al corazón y tomó cartas en el asunto.
Actuó guiada por una emoción y las cosas salieron mal, ¡tan mal que ahora no sabe cómo resolver!
Cuando decidimos entregar en las manos de Dios, estamos dando a Él el control de la situación, pero para eso es preciso CONFIAR. Entonces usted sabe qué es lo mejor que se debe hacer, pero por otro lado usted no tiene paciencia, no confía que Él resolverá de la mejor manera o no quiere esperar por el tiempo de Dios ¡Usted quiere resolver eso aquí y ahora!
Es así amigas, entregar una situación en las manos de Dios requiere fe continúa, tal vez usted no verá la respuesta en el día siguiente, o en el mes siguiente, pero usted sabe que Él siempre hará lo mejor en el mejor momento.
Si ha sido tan difícil para usted es porque tal vez aun no consigue confiar o siempre termina por usar el corazón en lugar de la razón y eso debilita su fe.

“Los que confían en el Señor son como el monte Sión, que jamás será conmovido, que permanecerá para siempre.” Salmos 125.1

continue reading

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...